Actualidad

“Este homenaje es un recuerdo muy grande para mí y para el espíritu de mi hija”: Blanca Díaz

“El árbol del limón es el único que no se ha secado, sigue dando frutos con alegría. Esperando que algún día se sepa quién arrebató tus sueños”, decían los versos con los que Blanca Díaz, integrante del Capítulo Bogotá del Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice), iniciaba la conmemoración de su hija, Irina del Carmen Villero Díaz.

 

Con un plantón frente al Tribunal Superior de Barranquilla, el Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado (MOVICE) y la Coordinación Colombia Europa Estados Unidos (CCEEU) hicieron pública su indignación por la decisión de la Corte Suprema de Justicia de nombrar al magistrado Demóstones Camargo de Ávila nuevo miembro de la Sala Penal de dicho tribunal.

Mediante pancartas en las que se podía leer “Demóstones empapeló, el sicario disparó” o “La Justicia debe ser garante de Derechos”, ambas organizaciones expresamos nuestra preocupación por “las altísimas probabilidades de abuso de poder que entraña el nuevo cargo del magistrado y el uso que de este puede hacer para revictimizar a quienes le han cuestionado por su participación en los hechos que trajeron como consecuencia el asesinato del sociólogo Alfredo Correa De Andréis”, según se expresa en un comunicado conjunto difundido el pasado miércoles 17 de agosto.

En momentos en que el país avanza en la definición de los consensos sobre los cambios necesarios para permitir un proceso de paz justo y sostenible, es una necesidad urgente reformar las normas que rigen la actuación de la Fuerza Pública mediante un proceso de deliberación democrática que involucre a todos los sectores de la nación.

La discusión apresurada del Código frustró la posibilidad de apuntalar la paz en una reforma democrática y consensuada de estructura y funcionamiento de la institución policial de cara a consolidar la construcción de un proceso de paz sostenible basado en la ampliación de la democracia, la incorporación de nuevos sectores a la vida política, y la garantía efectiva de derechos fundamentales sin exclusiones.

“Hoy en mi calidad del Ministro de Justicia y el Derecho me permito reconocer la responsabilidad internacional del Estado colombiano, por la vulneración a los derechos a la vida, del señor Omar Zúñiga Vásquez; a la integridad personal, a la libertad personal en perjuicio del señor Omar Zúñiga Vásquez y Amira Vásquez de Zúñiga; al derecho a las garantías judiciales, a la circulación y residencia, y al derecho a la protección judicial en perjuicio de los familiares del señor Omar Zúñiga Vásquez, consagrados en la Convención Americana sobre Derechos Humanos”.

Nos permitimos compartir la carta enviada por 52 congresistas de Estados Unidos respaldando el proceso de paz del Gobierno colombiano con el Ejército de Liberación Nacional (ELN):

Honorable John Kerry
Secretario de Estado
Departamento de Estado, E.E.U.U
2201 C St NW
Washington, DC 20520

Secretario Kerry,

Recibimos de buena manera el anuncio que el gobierno de Colombia y el Ejercito de Liberación Nacional (ELN) iniciaran una negociación formal en busca de la paz. Hemos apoyando la negociación entre el gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), y la posibilidad de una paz justa y duradera para los Colombianos. Los recientes diálogos con el ELN, el ultimo grupo guerrillero principal que queda, juegan un papel importante para que se concrete el fin del conflicto armado que ha causado la muerte de mas de 220,000 colombianos y el desplazamiento de mas de 6 millones. 

Ayer durante el debate de control político sobre la atención psicosocial en el marco del conflicto armado y la violencia sociopolítica, realizado en la Comisión VII de la Cámara de Representantes y citado por los representantes a la Cámara Alirio Uribe Muñoz y Ángela María Robledo, la Mesa Psicosocial hizo una serie de recomendaciones al Gobierno Nacional ante la sostenida crisis en la atención de la salud integral a las víctimas por parte del Estado.

Un silencio imperativo fue lo único que nos quedó del año de 1984. En la Universidad Nacional no se habla mucho de este año, hasta las paredes se han quedado mudas con el tiempo. Las fotografías de las diferentes promociones de doctores en los muros de la facultad de medicina saltan del año 83 al 86 sin dar cuenta de los espacios vacios que quedaron, los edificios del complejo Camilo Torres y el Uriel Gutierrez hoy muestran una cara diferente a la que hasta hace 32 años tenían y hasta las rejas que encierran hoy la Universidad se levantan sobre esa ausencia en nuestra memoria.

Páginas

Suscribirse a RSS - Actualidad