Homenaje a Irina del Carmen Villero Díaz. 16 años exigiendo justicia y verdad.

El pasado 26 de mayo se cumplieron 16 años de la muerte de Irina del Carmen Villero Díaz, una jóven de 15 años asesinada, cerca al corregimiento de Cuestecitas, del municipio de Albania, en La Guajira, por paramilitares del Bloque Norte de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). Como homenaje a Irina, el Capítulo Bogotá del Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice) realizará el viernes 9 de junio un evento al aire libre en el Parque de los Periodistas -Av. Jiménez con Cra. 4ta- entre las 4:00 pm y las 8:00 pm.

 

Irina quería ser “psicóloga, aportar a la comunidad, ayudar a la gente”, relata Blanca Nubia Díaz, miembro del Capítulo Bogotá del Movice y madre de Irina. A su hija, cuyos restos tardó más de cuatro meses en encontrar ya que la habían enterrado como NN en el Cementerio Central de Riohacha, la describe como una joven preocupada por las necesidades de los niños, y que veía “el miedo que tenían, el hambre que pasaban en los territorios, [por lo que] la idea de ella era terminar su carrera para ayudar a la comunidad”.

 

Durante la conmemoración Se hará lectura de poesías, junto a unas muestras musicales entre otras actividades. Estos actos buscan no solo reflejar la historia de Irina y Blanca Díaz, sino la de muchas personas más que han sido víctimas de la violencia socio política que ha vivido Colombia durante décadas. De igual manera, se espera la proyección de un vídeo documental que retrata un homenaje realizado a Irina a finales del año pasado en La Guajira, que fue realizado por miembros de la Cátedra Libre Martín-Baró.

 

“Cuando los pasos recorren la memoria te llamo hija mía, / Te traigo de vuelta con los sueños, las canciones y los tejidos, / te traigo con los ancestros y la luna”, así empieza un texto titulado “Poesía para Irina del Carmen Villero Díaz” que fue escrito por Blanca Díaz y que será leído en el homenaje. Más adelante expresa: “Me levantas cada día para sembrar memoria: / Exigir justicia y verdad”, en definitiva esa es su lucha. 

 

El caso de Irina, que ha estado bajo investigación desde que ocurrió en 2001, no ha logrado avances que lleven ante la justicia a aquellos responsables del crimen. “Ella fue desaparecida, enterrada en una fosa común. Todo lo que le hicieron a ella: fue violada, torturada, desaparecida. Y yo la encontré”, relata Blanca.

 

Inicialmente la denuncia fue puesta en Maicao y posteriormente fue trasladado a Bogotá, a la Unidad Nacional de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario de la Fiscalía General. El caso ha estado marcado por las irregularidades, “Allá [en Maicao] botaron los papeles. Allá desaparecieron todas las evidencias. Pero como tenía copias, eso yo lo traje a la Fiscalía acá en Bogotá”, explica Blanca, “Porque en la Guajira todo es impune”.  A pesar de esto, el caso sigue estancado, “No avanza porque no hay testigos, no se cierra porque es de lesa humanidad”, expresa Blanca Díaz.  

Bogotá