Hacen entrega del Premio Nacional a los y las Defensoras de DDHH

En el marco de la conmemoración del día de los derechos Humanos en Colombia, la Fundación Diakonia entregó el cuarto Premio Nacional a los Defensores y Defensoras de derechos humanos en el país, evento que se realizó en el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación.

Es de recordar que, de acuerdo con el más reciente informe del programa Somos Defensores, las agresiones contra las y los defensores de DDHH se incrementaron en el primer semestre del presente año en un 105% y se registraron casi 400 casos.

El Premio busca reconocer el trabajo de los defensores y defensoras en todo el territorio nacional y para el Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado es un orgullo que, en esta oportunidad, se haya premiado la lucha por justicia y verdad de Mujeres Caminando por la Verdad, organización que integra el Movice Capítulo Antioquia.

Mujeres Caminando por la Verdad está conformada por madres, esposas, hijas, hermanas y familiares de personas asesinadas o desaparecidas desde el año 2002 en el marco de operativos militares realizados por la Fuerza Pública en conjunto con integrantes del bloque paramilitar Cacique Nutibara. Muchas de ellas son también víctimas de desplazamiento forzado, tortura, violencia sexual, amenazas o despojo de viviendas, entre otras modalidades de agresión. 

Recientemente, el mundo entero reconoció su lucha por hacer posible el inicio del proceso de búsqueda de personas desaparecidas, que se presume se encuentran inhumadas clandestinamente en La Arenera, sector de La Escombrera. Por ello, ser finalistas de este importante premio resulta muy significativo y estimula a estas mujeres a seguir luchando en medio de la adversidad para que se encuentre a sus seres queridos, para avanzar en el esclarecimiento de las graves violaciones a los derechos humanos cometidas en la comuna 13 y para exigir Garantías de No Repetición. 

Son 13 años de lucha y resistencia de Mujeres Caminando por la Verdad en busca de dignificación y reconocimiento de sus derechos como víctimas a la verdad, a la justicia, a la reparación integral y a la no repetición. 

En el año 2001 el grupo por primera vez se manifestó convocando a un evento en el Liceo de las Independencias (Comuna 13) con Embajadas y Naciones Unidas. Exigían parar la guerra y no militarizar el territorio. Luego realizaron un plantón en La Alpujarra (Medellín). Nadie las escuchó. Un año después, en el marco de 12 operaciones militares en la Comuna, salieron con pañuelos blancos como protesta pacífica para enfrentar las balas que la Fuerza Pública disparaba hacia sus casas. 

A partir de este momento, se inició la denuncia de los múltiples crímenes vividos y la realización de encuentros de apoyo psicosocial en compañía de algunas organizaciones y profesionales voluntarios. Las escuchó la Comisión Interamericana de DDHH. También realizaron varios actos simbólicos de memoria y denuncia como plantones, vigilias, entre otros. 

En el año 2006 convocaron a la primera movilización masiva hacia la Escombrera, para conmemorar la Operación Orión. Aquí se empezó a exigir el cierre de la Escombrera del Salado. Asimismo, solicitaron a un juez en Estados Unidos que reconociera sus derechos y que el ex integrante del Bloque Cacique Nutibara de las AUC, Diego Fernando Murillo Bejarano, alias Don Berna, no fuera juzgado por narcotráfico sino que fuera juzgado por sus crímenes en la Comuna. 

No fue posible, pero se logró que reconociera la connivencia de la Fuerza Pública y paramilitares en las operaciones militares de 2002, señalando la responsabilidad del ex general Mario Montoya Uribe. Caso que sigue en la impunidad. En 2009, un desmovilizado del Bloque Cacique Nutibara, apodado 'Móvil 8' confirmó en su versión libre ante Justicia y Paz, que la Escombrera era un lugar de operaciones de los grupos paramilitares, en ella asesinaban y enterraban a las personas retenidas. 

En 2012, se llevó a cabo la Comisión Internacional de Esclarecimiento, con la presencia de 6 comisionados, 4 internacionales y dos nacionales, con el fin de hacer visibles los crímenes ocurridos, la ausencia de justicia, la militarización y la permanencia de grupos paramilitares en la zona. En 2013, inauguraron el Salón de la Memoria en el Convento de la Madre Laura. 

Por último, a partir del 5 de agosto del 2015, se instaló un campamento permanente en La Escombrera de Mujeres para hacer veeduría al proceso de búsqueda de desaparecidos. En este campamento se desarrolla un plan de acompañamiento psicosocial. Aún siguen exigiendo el cierre definitivo de las otras Escombreras que siguen activas arrojando escombros sobre la verdad. 

Categorías y nominados 

Defensor o Defensora del año: Los nominados en esta categoría fueron: Francia Elena Márquez Mina, Monseñor Héctor Epalza Quintero, Presbítero Adriel José Ruíz Galván, José Alfredy Galvis Torres.

Proceso Colectivo del Año: Los nominados fueron Mujeres Caminando por la Verdad, Red de Consejos Comunitarios del Pacífico Sur –Recompas-, la Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra y el Proceso de Comunidades Negras – Palenque Buenaventura -.

Proceso Colectivo a nivel ONG: Los nominados fueron Colombia Diversa, Diócesis de Tumaco, Corporación Social para la ayuda y capacitación – COSPAC – y la Fundación Forjando Futuros

Toda una Vida: Los nominados fueron Fabiola Lalinde, Venus Carrillo, Benjamin Cardona y Emma Doris López.
Toda una Vida en el nivel de Organizaciones: Fueron nominados: el Consejo Comunitario Mayor de la Asociación Campesina del Atrato –COCOMACIA-, Corporación Vamos Mujer, Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos y el Colectivo 16 de Mayo.