David Ravelo: acúsenme por no callar, porque mi voz siempre sonará