Comunidades rurales acusan a multinacionales de destruir sus territorios