30 años después seguimos esperando la verdad sobre Eduardo Loffsner Torres

[EN IMÁGENES] Homenaje a Eduardo Loffsner Torres

 

Amigos, familiares y miembros del capítulo Bogotá del Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice) se dieron cita el pasado 23 de noviembre para homenajear y rendir memoria a Eduardo Loffsner Torres, reconocido activista político y sindical, desaparecido el 20 de noviembre de 1986, después de haber permanecido detenido y haber sido torturado.

 

En un salón de la sede de la Unión Sindical Obrera Aury Sará en Bogotá, que terminó resultando pequeño, los más allegados construyeron un pequeño mandala con la ruana de Eduardo, sus fotos, escritos y varias frutas como símbolo de vitalidad. En su memoria, Luz Marina Hache, su compañera de vida, dedicó unos minutos a recordar aquello que hacía especial a Eduardo, sus costumbres, su generosidad, su carácter abierto y vital y su dedicación a aquellos que más lo necesitaban. Un perfil por su vida y la que compartieron juntos, de la cual su hijo Camilo es todavía hoy un recuerdo vivo.

 

Poco a poco, el resto de asistentes fue rompiendo el silencio para participar en una dinámica de memoria, en la que al azar debían elegir una palabra y explicar cómo se relacionaba con Eduardo, su lucha y la de su familia por conocer la verdad de lo sucedido. Las intervenciones se intercalaron con fruta y canciones. En el evento, también participó a través de videoconferencia, el hijo de Luz Marina y Eduardo, Camilo, quien quiso dedicar unas palabras a su padre, de quien perdió el rastro cuando todavía era muy pequeño.

 

Eduardo fue dirigente del Sindicato de Trabajadores de la Universidad Pedagógica de Colombia (Sintraupn) y miembro de la Federación de Trabajadores al Servicio del Estado (Fenasintrap).

 

Privado de su libertad siendo el directivo de Sintraupn en enero de 1979, fue torturado y condenado a seis años de cárcel por ser miembro del M-19 y haber participado en el robo de armas del Cantón Norte.

 

Estando privado de su libertad, él y otros compañeros tuvieron serias diferencias con la dirección del M-19, por lo que decidieron roper los lazos con la organización y trabajar un proyecto político llamado Contravía.

 

Al recobrar la libertad en mayo de 1983, empezó a realizar contactos políticos y a trabajar como activista (político militar) en el Frente Amplio del Magdalena Medio, el cual tenía como uno de sus dirigentes a Ricardo Lara Parada; militancia que mantuvo hasta el día de su desaparición. También desarrolló un trabajo político en el Sindicato de Trabajadores de Croydon y Astraban.

 

30 años después, seguimos esperando la llamada de Eduardo. 30 años después seguimos exigiendo Verdad y Justicia sobre lo sucedido. 30 años después seguimos teniendo muy presente a Eduardo.

 

Bogotá